Primero hay que entender que esta situación en la que nos encontramos no depende de los dentistas, y ha cambiado los planes de muchas cosas y de muchas personas. Debemos entender que los tratamientos de ortodoncia, por ejemplo, que se solían revisar cada mes van a sufrir un pequeño parón, pero esto no es nada malo, cuando volvamos a las consultas y baje la tasa de contagios volveremos a atender a todos nuestros pacientes con normalidad y a solucionar todos los problemas que les han podido surgir.

Queremos haceros llegar sobretodo un mensaje de tranquilidad para que entendáis que ahora mismo es peligroso exponerse tanto Pacientes como Odontólogos al contacto. Sobre todo al atender las consultas debido a la elevada carga viral que suele haber en la saliva. Y también debido al elevado riesgo de salpicaduras y de dejar saliva en suspensión que supone el uso de aerosoles: turbinas, contra ángulos, jeringas de aire y agua, fundamentales en nuestra práctica diaria y sin los que no podemos hacer la mayoría de los tratamientos.

Que hacer según tu problema dental durante la cuarentena

Todos los pacientes que lleven ortodoncia tienen que tener en cuenta que ellos son los responsables de su aparato y que es fundamental que lo mantengan en buen estado durante este periodo de espera.

Si se mantiene en buen estado: limpio y sin nada roto ni despegado, el paciente puede esperar tranquilamente a que llegue el momento seguro de que podamos volverlo a atender.

Cuidado de Invisalign en la cuarentena del COVID19

En caso de que lleves alineadores invisalign es mucho más fácil, lava bien el último alineador que te dimos, y en cuanto nos sea posible te daremos los siguientes. Es muy importante lavarlos antes de comer cuando nos los quitamos para que los restos de saliva no se sequen ya que luego será más difícil de lavar. Límpialos por fuera con tu cepillo de dientes antes de quitártelo y por dentro sobre la Palma de la mano o alguna superficie plana, nunca en el aire, recuerda que se pueden partir.

Qué hacer con los brackets

Cera para Brackets

Los pacientes que tengan algún batcket despegado: deberán de guardar su bracket hasta el día que vuelvan a la consulta en caso de que este se haya soltado. Si el bracket suelto está en el arco y no sale lo deberemos dejar ahí hasta que volvamos a la consulta.

Si el bracket se ha despegado y el diente sin bracket se está volviendo a torcer,no te preocupes era de esperar, igual que lo pusimos una vez en su sitio lo pondremos cuando volvamos a verte, intenta que no pase con más dientes.

En caso de que nos moleste y nos haga una llaga o úlcera podemos ir a la farmacia a comprar cera dental y ponerla en el arco o bracket que nos moleste. Si la molestia es mayor llámanos o mandamos un mensaje y te ayudaremos.

La higiene y el cuidado con las cosas que comemos es fundamental en estos momentos tan delicados.

Problemas con los implantes

Los pacientes que llevan implantes tienen que tener claro que lo más importante es mantenerlos limpios, e intentar controlar esos hábitos que aumentan la probabilidad del fracaso de los implantes: tabaco, alcohol, etc.

Podemos acercarnos a la farmacia y comprar irrigadores que ayudan a higienizar mejor las prótesis y los implantes, así como enjuagues bucales con triclosan que podemos usarlos durante periodos de tiempo más largos sin causar daño a la mucosa.

Si tus implantes están en proceso de cicatrización y no notas ninguna molestia, todo va bien seguro, no te preocupes si tardamos un poco más de la cuenta en verte por esta situación, no va repercutir negativamente en tu tratamiento.

Si notas alguna molestia o algo raro, llámanos e intentaremos darte un tratamiento lo más específico posible consultado con nuestra cirujana maxilofacial. Y si es necesario planificaremos una cita presencial.

Posibles problemas con prótesis

Los pacientes que llevan prótesis removibles y les están haciendo alguna llaga o úlcera puede ser por alguna modificación en la encía (hay cambios constantes) lo más recomendable es que dejen de usarla hasta que termine el confinamiento y ya podamos ayudarles, no es bueno llevar una prótesis que está causando heridas y puede derivar en problemas mayores.

Los problemas de caries

Los pacientes con caries pendientes tienen que mantener buena higiene y llamarnos si alguna de las piezas a tratar empieza a molestar, puede ser que necesiten tomar antiinflamatorios. Estos últimos tratamientos no nos es posible atenderlos por recomendación del colegio de odontólogos, debido a la necesidad de usar aerosoles y crear salpicaduras, son tratamientos que tienen un alto riesgo de contagio.

Los retenedores y férulas de descarga

Procura que no se te despeguen los retenedores fijos ni perder o romper los retenedores removibles, no debes exponerte ni exponer a tu odontólogo por estas causas que no son consideradas de fuerza mayor.

Usa tus retenedores removibles post ortodoncia, el no usarlos solo te dará problemas de movimientos indeseados en tus dientes de los que tu dentista no es responsable ni puede controlar.

Usa tu férula de descarga no dejes de ponértela porque puede tener consecuencias innecesarias para ti.

Ante todo hacemos un llamamiento a la responsabilidad de los pacientes sobre su propia boca, ahora que nosotros no estamos todo lo cerca que nos gustaría para poder ayudarlos.

#quedateencasa

La dentadura es una de las zonas más sensibles y afectadas de nuestro cuerpo a lo largo del tiempo. Es por ello, que es más común de lo que pensamos la aplicación de tratamientos para su mejora o, incluso, el uso de elementos sustitutivos para cuando los dientes se han caído o han sido removidos previamente.

Uno de los métodos más empleados para estos últimos casos son las prótesis dentales. Sin embargo, puede que al principio presentemos ciertas dudas respecto a su mantenimiento si no conocemos a nadie con este tipo de dentaduras a nuestro alrededor. Cuál es su higiene más acertada o qué métodos de protección son más fiables, son algunas de las preguntas más recurrentes en este tipos de situaciones.

Si tu también las tienes, no te preocupes, a continuación te damos algunas recomendaciones que te pueden proporcionar una mayor longevidad y protección a tu prótesis.

Proceso de adaptación de la prótesis

Adaptación Prótesis dental Elche

El primer factor a tener en cuenta es el tipo de prótesis que estemos utilizando, pueden haber de dos clases principalmente: fijas o removibles. Las primeras conllevan una adaptabilidad muy fácil al encontrarse adheridas a nuestra boca. No obstante, las segundas pueden presentar un proceso mucho más extenso y molesto.

Cuando llevamos por primera vez una prótesis dental removible, es probable que no nos sintamos cómodos en el día a día y que tengamos la necesidad de quitarnosla de forma constante. Esto es lo normal, debido a que ejercen cierta fuerza extra a nuestros dientes, encías y huesos. Asimismo, es probable que la falta de costumbre haga que su aplicación o desinserción no se esté realizando de forma correcta, afectando a la higiene y salud bucodental.

Para que esto sea más sencillo, se recomienda que al principio se mastique de forma cuidadosa alimentos blandos o líquidos, para aprender a controlar la fuerza de la misma y evitar mordeduras. Si notamos que la prótesis no se ajusta bien o que no nos la sabemos colocar, se debe acudir de nuevo al especialista para que haga el reajuste necesario hasta que se amolde perfectamente. Esto también es aconsejable en el caso de que su empleo duela de forma anómala. Práctica también el habla, las muecas...etc

Con el paso de las semanas notaremos como su uso será cada vez menos y menos notorio hasta conseguir una sensación muy cómoda y orgánica.

Es también crucial adoptar el hábito de quitarse la dentadura postiza antes de irse a dormir. Debes tener en cuenta que las encías necesitan tener un descanso y relajarse para evitar molestias en el futuro.

¿Cómo limpiar tu prótesis dental?

Como ya sabemos, mientras que las dentaduras fijas requieren de un cuidado más normal, las removibles necesitan de una rutina diferenciada:

Los productos aplicables a las dentaduras removibles no son iguales a los que se emplean para los dientes naturales. Es importante adquirir una pasta o cepillo específico para los materiales frágiles de la prótesis. De esta forma, no contendrán nada abrasivo o que pueda rayar su superficie. Son muy fáciles de adquirir, ya que se obtiene en la mayor parte de farmacias urbanas.

Una vez sabido esto, el procedimiento para limpiarla es muy simple. Se debe retirar la prótesis con sumo cuidado de la boca y cepillarla de forma escrupulosa por todas las partes de su estructura (dientes y parte rosada o metálica). Después, se aconseja secarla y guardarla en una caja limpia para evitar los microorganismos, y realizar la limpieza de tu boca o dientes naturales.

Por último, y para darle un plus de desinfección a su higiene, es bastante común meter la prótesis dental en agua antes de irse a la cama. Para ello, se debe disolver una pastilla especial dentro del mismo recipiente durante un tiempo determinado. Esto dependerá de la marca que vayas a utilizar, por lo que lo más aconsejable es que consultes a tu clínica o farmacia más habitual.

No olvides que también es de suma importancia lavar por las mañanas toda la boca antes de insertar la dentadura, para disminuir la aparición de placa bacteriana.

¿Cómo puedo evitar que mi dentadura se rompa o estropee?

Recuerda que los materiales de los que están hechos son frágiles. Al manipularlas, es mejor si usamos un trapo o tela suave para que el proceso sea menos resvaladizo o también un cuenco en su defecto.

Evita limpiar o humedecer la dentadura con agua caliente, ya que provoca malformaciones en su estructura.

En caso de que finalmente se fracturen o estropeen, se debe ir al dentista inmediatamente. No es bueno que se intente arreglar por parte de alguien que no es un especialista.

¿Alguna vez has sentido los dientes sensibles? ¿Te has preguntado por qué aparece la sensibilidad dental y cuáles son sus posibles tratamientos? Entonces estás en el lugar adecuado: te contamos todo lo que necesitas saber sobre la sensibilidad dental, sus causas y tratamientos.

Qué es la sensibilidad dental

La sensibilidad dental es un dolor fuerte e intenso pero momentáneo, que ocurre cuando la parte interna del diente queda expuesta y entra en contacto con alimentos o bebidas muy frías o calientes, muy ácidas, muy dulces, que ejercen mucha presión sobre el diente, etc.

La dentina habitualmente se encuentra bajo el esmalte del diente y la encía, por lo tanto, cuando se someten a un gran desgaste esa parte queda sin protección causando lo que conocemos como dientes sensibles.

Se trata de uno de los dolores más comunes que se presentan a nivel bucal en todas las personas, aunque también es uno de los que menos se tratan, ya que es un dolor en principio pasajero.

Sin embargo, si sentimos signos de sensibilidad en los dientes, lo idóneo sería acudir al dentista para que pueda detener o minimizar esos efectos de desgaste y que no vaya a peor con el tiempo, dando lugar a problemas más graves.

Sensibilidad dental no compatible con helados

¿Por qué aparece la sensibilidad dental?

Como hemos visto, los dientes sensibles son una consecuencia de tener la dentina demasiado expuesta o del desgaste del esmalte de los dientes. Pero, ¿qué cosas pueden provocar esa situación?

Existen muchas posibles causas por las que sentimos los dientes sensibles. Sin embargo, las más comunes son:

Por supuesto, la sensibilidad dental es una consecuencia que se puede dar también debido a estar bajo tratamientos de ortodoncia o bien si se posee alguna patología bucal, como las caries o enfermedades relacionadas con las encías.

Tratamientos para la sensibilidad dental

Mantener una buena higiene bucal

Cepillo de dientes y pasta

Para tratar la sensibilidad dental, debemos empezar por mantener una higiene bucal adecuada. Lo idóneo sería acudir a un dentista para que detecte cuál es el mejor cepillo de dientes, dentífrico y flúor para nuestras condiciones.

Aun así, con los dientes sensibles es conveniente lavarse los dientes con un cepillo suave dos veces al día, realizando movimientos suaves circulares desde el diente hasta la encía repetidas veces.

Además, conviene utilizar una pasta de dientes que contenga flúor y que esté indicada para reparar el esmalte dental o para dientes sensibles. Tras cada cepillado, es importante también utilizar hilo dental para que no queden restos que puedan crear placa bacteriana, ya que daría lugar a infecciones y teniendo los dientes sensibles hay que tomar mayor precaución.

Otra opción que podemos añadir a nuestra higiene diaria es el flúor, pero no uno cualquiera. En este caso sí que conviene que el dentista te indique el adecuado, ya que sino los efectos pueden ser de mayor desgaste en lugar de reparación.

Otros tratamientos

Existen otros tratamientos odontológicos que se pueden aplicar cuando la sensibilidad dental no desiste. Por ejemplo, existe un tratamiento de desensibilización mediante el cual se aplica una especie de resina para cubrir esa superficie del diente expuesta.

También podemos optar por injertos quirúrgicos en las encías, donde toman tejido de alguna zona de la boca para aplicarlo a las encías y protegerlas. Otra opción conocida es el tratamiento de conducto, que se enfoca a tratar el tejido del interior del diente para eliminar el dolor.

Hoy vamos a hablar de un problema muy habitual en la sociedad llamado bruxismo. Os contaremos no sólo qué es, sino además por qué viene dado, cuáles son algunos de sus síntomas y qué podemos hacer ante este mal tan común en la actualidad.

El bruxismo es algo que, además de ser más común de lo que podemos pensar (hasta un 20% de la sociedad lo padece), si no lo tratamos y prevenimos correctamente puede acarrearnos problemas graves a largo plazo. Por ello, presta atención a este artículo donde te informaremos sobre qué es y cuáles son sus remedios.

¿Qué es el Bruxismo?

Llamamos Bruxismo al hecho de apretar o rechinar los dientes, casi siempre de forma inconsciente y mientras dormimos.

Podemos identificar este problema si, al despertar, notamos dolor en la cabeza, en la zona cervical o en los maxilares. No siempre es tan fácil de reconocer, y en ocasiones es necesario acudir a un profesional para obtener un diagnóstico preciso de lo que nos ocurre.

¿A causa de qué se produce el Bruxismo?

El bruxismo o rechinar de los dientes no se produce por hechos aislados, si no que más bien aparece a consecuencia de varios factores conjuntos. La causa más común de su aparición es un alto grado de estrés, así como ciertos trastornos del sueño relacionados con lo mismo.

Pero no todo tiene que ver con un factor psicológico, ya que es muy común que podamos sufrirlo también por maloclusión dental o una mordida incorrecta, o algún tipo de enfermedad neurodegenerativa. En este caso, es conveniente que consultes con un profesional lo antes posible.

En cuanto a la edad, no existe un patrón concreto sobre las personas que puedan padecerlo, pero lo más frecuente es sufrirlo durante la edad adulta, aunque esto no descarta que sea posible sufrirlo durante la niñez o la vejez.

¿Cuáles son los síntomas exactos del bruxismo?

A nivel físico los efectos del bruxismo son los propios del desgaste dental, pero además poniendo especial atención en la salud de nuestras encías. En la mayoría de los casos acabamos sufriendo de Anquilosis y su desaparición del ligamento periodontal. Esto significa que el diente queda prácticamente unido al hueso, dejando de tener flexibilidad, y es más susceptible de partirse.

Como en todo, los síntomas dependen de la gravedad en la que lo sufrimos, por eso es recomendable acudir al dentista.

El principal problema para la salud es el desgaste dental, que se traducirá en varios problemas de sensibilidad dental ante alimentos fríos, entre otros. Por otro lado, es muy normal sufrir dolores de cabeza, dolor de oído o diversos problemas cervicales y de mandíbula.

No debemos olvidar que, al someter el músculo a cierta tensión esto puede generarnos cierto estrés muscular provocando incomodidad continua.

Aparato para tratar el bruxismo
Férula de descarga nocturna

Tratar el Bruxismo: ¿prevención o tratamiento?

Como siempre recomendamos, el mejor tratamiento es la prevención. De esta forma, podremos obtener un diagnóstico precoz para evitar el bruxismo y su consecuente desgaste dental.

Pero, una vez ya lo sufrimos y nuestra salud está en juego, estas son algunas de las medidas que podemos tomar para tratarlo y evitar lesiones dentales permanentes.

Tratamiento para el Bruxismo

Lo primero como siempre es acudir a un profesional que nos someta a una evaluación bucodental para ofrecernos soluciones aplicadas a las causas de nuestro problema.

La solución más común a este problema es la colocación de una férula de descarga nocturna, que nos ayudará a evitar que nuestras piezas dentales se desgasten. La fisioterapia y otros métodos de relajación serán nuestros mejores aliados para complementar el tratamiento dental.

Si el desgaste ya es muy pronunciado, seguramente nuestro dentista optará por proponernos la inserción de coronas o carillas dentales.

La encía es una mucosa compuesta de tejido grueso que recubre los dientes y sostiene los dientes en los huesos maxilares. Actúa como protector de las raíces contra las bacterias. Debemos tener claro que una encía sana es de color sonrosada, si la encía está enrojecida o inflamada, es síntoma de una posible enfermedad en las mismas.

Enfermedades que podemos sufrir en nuestras encías

Las enfermedades de las encías más frecuentes son:

Gingivitis

La gingivitis, que puede ser la primera fase de la periodontitis, consiste en un enrojecimiento de las encías, que se inflaman y sangran con facilidad. La gingivitis es generalmente de carácter bacteriano y es causada por los restos de comida que quedan atrapados entre los dientes.

Frecuentemente, comienza junto con el crecimiento de las muelas del juicio, que produce una concavidad donde se depositan estas bacterias. Esta enfermedad, puede curarse mediante una limpieza bucal profesional y con una buena higiene bucal tras ella, es decir, cepillados frecuentes y el uso de seda dental a diario.

Periodontitis

Si la gingivitis avanza, puede convertirse en periodontitis, comúnmente también denominada piorrea. Es una enfermedad bucal que provoca la pérdida de colágeno en la boca, la recesión de las encías e incluso del hueso. Puede derivar en la pérdida de los tejidos y huesos que soportan los dientes y puede agravarse con el tiempo (periodontitis crónica).

Si esto sucede, el paciente afectado puede incluso perder las piezas dentales. Por ello es muy importante una buena salud bucal y frecuentes visitas a nuestro dentista. La especialidad que se encarga de tratar y solucionar este problema es la Periodoncia, aunque siempre preferimos no llegar a este paso.

Señales relacionadas con problemas en las encías

Encías Sanas
Encías Sanas

A continuación os mencionamos algunas causas por las que debemos estar alerta:

Presta un cuidado especial a tu salud bucal y a la aparición de estos síntomas si:

Si coinciden alguno de los síntomas anteriores y además tienes alguna de las situaciones que acabamos de mencionar acude a tu dentista. Son factores de riesgo y puedes sufrir una enfermedad en tus encías.

Como cuidar las encías y prevenir estos problemas

Cepillo y pasta para cuidar tus encias

Lo principal es cepillar los dientes tres veces al día y no emplear demasiada fuerza, podríamos dañar las encías. Un cepillo de dureza media es perfecto para ello. Deberemos renovar nuestro cepillo cada tres meses, ya sea manual o eléctrico.

El hilo o seda dental, el colutorio y los tan poco usados cepillos interproximales, son necesarios y esenciales para limpiar correctamente nuestros dientes, boca y encías.

Utilizar un buen dentífrico y productos específicos para el cuidado de nuestra boca es importante, por lo tanto, consulta a tu dentista sobre qué productos son los adecuados para ti.

Nuestra alimentación, es otro factor a tener en cuenta a la hora de prevenir enfermedades, y no solo bucales. Llevar una dieta equilibrada baja en azúcares y grasas saturadas, nos beneficiará enormemente.

Masticar alimentos como apio, manzanas o chicles sin azúcar, es una forma perfecta de ejercitar y mantener sana nuestra mandíbula y eliminar la placa bacteriana. Y por supuesto, evitar el consumo de sustancias perjudiciales para nuestro organismo como el alcohol o el tabaco.

Por último, no olvides acudir a tu dentista al menos una vez o dos al año para controlar la salud de tus dientes y encías. Pide cita para una buena limpieza dental, que ayudará a mantener tu salud bucal en perfectas condiciones.

¿Estás pensando en quedarte embarazada? ¿Acabas de recibir la genial noticia de que estás esperando un bebé? El embarazo es un periodo lleno de cambios en el cuerpo de la mujer, puesto que este se está preparando para dar a luz a una nueva vida. Debes estar atenta e informarte para cubrir todas las necesidades que tu cuerpo va a precisar para el desarrollo de tu futuro hijo o hija.

Tu salud dental, no es una excepción, dos de cada diez mujeres padece algún problema o enfermedad bucodental durante el embarazo. Si no cuidas la salud de tus dientes, y boca, y acudes regularmente al dentista, durante esos maravillosos nueve meses,  podría derivar en consecuencias graves. Por ejemplo, una mala salud oral aumenta el riesgo de paro prematuro y de que el bebé nazca con poco peso o sufra caries a temprana edad.

Que cambios sufren los dientes cuando estás embarazada

Durante el embarazo, las náuseas (que pueden producirse incluso al cepillarse) y vómitos que llegan a la boca contienen ácidos que dañan el esmalte. El esmalte, a pesar de ser el material más duro de nuestro cuerpo, no se regenera y por lo tanto debemos prestar especial atención a su cuidado. Este daño podría provocar manchas o roturas en los dientes, lo que es muy antiestético.

El daño causado en el esmalte, sumado a una dieta en la que es posible que comas menos cantidad pero muchas veces, en la que deberás lavarte los dientes después de todas estas comidas y la frecuente presencia de antojos que pueden ser de alto contenido en azúcar como chocolate u otros dulces, elevan muchísimo el riesgo de padecer caries. Tanto los ácidos como los alimentos azucarados hacen proliferar las bacterias en nuestra boca, por eso insistimos en que la higiene bucal de las embarazadas debe ser exhaustiva y cuidadosa.

Los cambios hormonales también pueden provocarte sangrado de encías, es decir gingivitis, que a pesar de no ser muy grave en este caso, puede ser molesta y provocar dolor de dientes. Incluso si la higiene no es adecuada podría derivar en infecciones y pérdida de dientes.

También es frecuente experimentar exceso de saliva o sequedad bucal durante el primer trimestre del embarazo, lo que suele derivar en mal aliento. Pero no te preocupes, si cuidas tu higiene bucal desaparecerá muy pronto.

Cuidado de tus dientes durante el embarazo

Cuidado de los dientes en embarazadas

Entonces, ¿cómo debemos cuidar nuestra boca durante el embarazo? Lo principal es ser insistente, nunca saltarse un lavado después de una comida por frugal que sea, usa el hilo dental y enjuague bucal con flúor. Es importante seguir estos consejos después de absolutamente todas las comidas que realices de manera escrupulosa y minuciosa.

Este proceso también debes llevarlo a cabo tras los vómitos para eliminar los ácidos de la boca, espera un cuarto de hora antes de hacerlo, puedes dañar aún más el esmalte si no lo haces. El siguiente paso sabemos que puede ser complicado para una embarazada, pero reducir la ingesta de azúcares es importante ante el aumento del riesgo a sufrir caries. Y sobre todo, ante cualquier molestia o señal de enfermedad bucal, acude al dentista.

Existe una creencia falsa de que el bebé toma el aporte de calcio necesario para su desarrollo de los dientes de su madre y podría provocar descalcificación en la misma, no es así. El feto toma el calcio de los alimentos que la madre consume, dos o tres raciones diarias de lácteos serán suficientes, siempre dentro de una dieta equilibrada, para su correcto desarrollo. No tomes suplementos de calcio a no ser que tu ginecólogo te los recomiende.

Como ya hemos mencionado anteriormente, esta es una fase llena de cambios para el cuerpo de la mujer, unos preciosos, otros no tanto. Si sigues nuestras recomendaciones el riesgo a padecer cualquier tipo de problema de índole dental se reducirá y podrás centrarte sólo en los cambios más hermosos.

La época navideña es sinónimo de felicidad, reencuentros y buenas intenciones, pero también de todo tipo de excesos que resultan perjudiciales para nuestra salud, y en especial para la de nuestros dientes. Por ello, los especialistas recomiendan encarecidamente visitar al dentista después de Navidad. ¡Apunta una revisión dental entre tus propósitos para enero, justo al lado de la dieta!

La importancia de visitar al dentista tras los excesos

Es importante para detectar posibles problemas causados por la ingesta excesiva de dulces navideños, como el turrón y el alcohol; el tabaco y la relajación en los hábitos de higiene (comidas fuera de casa y lejos de nuestro cepillo dental) que suelen acompañar a la Navidad también son perjudiciales para nuestros dientes. ¿Sabías que el 50% de las caries se producen durante la época navideña?

Recomendaciones para cuidar nuestra salud bucodental tras las fiestas

Para empezar el año con unos buenos propósitos buco-dentales, te damos las siguientes recomendaciones:

No olvides seguir todos estos consejos, pero sobre todo, no olvides programar una revisión con tu dentista tras la Navidad si no lo has hecho ya. ¡Feliz 2019 y próspera salud bucal!

La caries es una de las enfermedades dentales más comunes y extendidas en las edades más tempranas. Sólo en los países desarrollados, es la enfermedad crónica más frecuente. El 36% de los niños entre cinco y seis años tiene más de un diente afectado por la caries. Pero, ¿Cómo podemos prevenirla y detenerla en niños?

¿Qué es la caries?

La caries es una infección del diente.  Es una enfermedad bacteriana destructiva de las estructuras dentales producida por una serie de microbios que viven en nuestra boca. Las caries son, además, la enfermedad crónica infantil más común. También llamada “Caries del Biberón”, puede producirse desde el mismo instante en que aparecen los primeros dientes en la boca del niño.

Parte de los alimentos azucarados que consumimos queda sobre la superficie de los dientes y son metabolizados por estos microorganismos o bacterias, produciendo ácidos que destruyen el esmalte dental. Para compensar esta destrucción de esmalte, la saliva y el flúor remineralizan el diente. Sin embargo, si existe una mayor desmineralización de la pieza dental, ese diente se erosiona y aparece la caries.

Una vez que nuestro peque tiene una caries debemos acercarnos a la clínica dental habitual para que un odontopediatra pueda tratar el problema y ayudar a evitar las molestias o la perdida del diente. También determinará si se trata de una caries profunda, ya que se trata de forma distinta.

Síntomas de que un niño pueda tener Caries

Los principales síntomas son: molestias y dolor en los dientes, pérdida o rotura de la pieza dental, mal aliento (halitosis) o mal sabor de boca. Estas son afecciones provocadas por la acumulación de bacterias en la cavidad bucal.

Sensibilidad dental, sobre todo ante alimentos calientes, cambio de color de la pieza dental (el esmalte se vuelve más oscuro o amarillea), sangrado durante el cepillado dental, infección o abscesos (flemones) y pequeños agujeros en la pieza dental son otros síntomas relacionados con la caries.

Dientes de leche en niños

Puede afectar a los dientes de leche

Cuando las caries que aparecen a una temprana edad no son tratadas, afectan a la masticación y por lo tanto a alimentación y al desarrollo físico. También producen dolor, complicando la concentración del infante y su aprendizaje. También pueden afectar a la alineación posterior y permanente de los dientes e incluso pueden infectarse y requerir hospitalización.

Algunas medidas que podemos tomar para tratar de prevenir la caries infantil o evitar la aparición de dientes picados incluyen la disminución del consumo de alimentos azucarados, ya que, como hemos mencionado anteriormente, quedan sobre la superficie de los dientes y, por lo tanto, es recomendable consumir este tipo de alimentos con la menor frecuencia posible. Los más peligrosos de este grupo son los que permanecen más tiempo en contacto con nuestra boca como las bebidas azucaradas, golosinas, caramelos, etc.

Recomendaciones a evitar en los más pequeños

En el caso de los más pequeños, hay que evitar que se queden dormidos con el biberón. El motivo es que el azúcar de la leche en contacto prolongado con la boca del bebé actúa igual que los alimentos azucarados.

Existen bacterias en la cavidad bucal de los adultos, como la S. mutans, que pueden ser transferidas de madre a hijo por el contacto. Es por ello que se considera realmente importante que las madres acudan frecuentemente al dentista durante y después del embarazo. También deberían evitar acciones que puedan conllevar esa transmisión de la bacteria como chupar el chupete del niño, su cuchara, soplar su comida para enfriarla…

Si no hemos podido prevenir ni evitar las caries en los más pequeños, una actuación rápida es crucial. No hacerlo podría poner en riesgo el resto de dientes, es decir: podría extenderse. Los dientes irregulares son más propensos a tener caries, aunque podría evitarse aplicando una fina capa de sellador dental sobre los dientes permanentes si la edad lo permite, siempre por un profesional.

La dieta desempeña un papel fundamental en el desarrollo de la caries dental, sobre todo el consumo de azúcares que es el principal detonante en la aparición de esta patología. La aplicación de flúor también es un importante arma preventiva y una manera de reforzar los dientes frente a la caries.

Un correcto cepillado dental en los más pequeños previene la caries

La mejor arma en el tratamiento para evitar los dientes picados y la mayoría de problemas dentales es una higiene correcta. Es importante que los niños se cepillen los dientes dos veces al día, por la mañana y por la noche, pero ¿se los están cepillando correctamente? Los dientes de los más pequeños tienen necesidades diferentes a los de los adultos y es importante que los niños tengan su propia pasta y que esta contenga flúor.

Si son menores de tres años, recomendamos que el cepillado sea llevado a cabo por los padres. Más adelante podrán hacerlo ellos solitos con supervisión de un adulto.

Existen suplementos orales de flúor, como colutorios, algunos de los cuales se pusieron de moda en los colegios. Estos no son recomendables para niños que no estén bajo un alto riesgo de caries, ya sea por mala alimentación, higiene deficiente o problemas dentales y no deben usarse si no han sido recomendados por un especialista.

Las enfermedades dentales son mucho más comunes de lo que creemos y pueden ocasionar problemas mucho más serios de lo que pensamos. Por ello, ante el menor síntoma de padecer un problema bucal o dental debemos acudir a la clínica dental para que los profesionales nos realicen un diagnóstico y nos apliquen el tratamiento adecuado a nuestra patología.

Principales enfermedades en nuestra boca y dientes

La caries

La caries es la segunda enfermedad común más sufrida en España junto con el resfriado, y la más sufrida por los niños. A lo largo de todo el mundo casi la totalidad de la población sufre o ha sufrido alguna vez este problema en los dientes.

La caries se produce por la destrucción de los tejidos dentales y suele ser aparecer debido a problemas alimenticios o malas condiciones de higiene dental.

Una vez que la caries se produce, sólo puede ser tratada por dentistas realizando empastes u obturaciones.  Al menor síntoma de caries: picada en un diente, dolor o molestias, debemos acudir a la clínica dental si no queremos que esta problema dental se convierta en una enfermedad más grave y sea necesaria una intervención más agresiva, como una endodoncia o la extracción de la pieza.

Gingivitis

La gingivitis es la segunda enfermedad dental más común, más de la mitad de la población adulta española la padece.  Se trata de un problema dental que produce la inflamación y el sangrado de las encías y suele originarse por una higiene dental deficiente.

Tratada a tiempo, con una limpieza bucal profunda y mejorando los hábitos de higiene dental diarios, se puede curar fácilmente. Sin embargo, si la gingivitis no se trata a tiempo puede llegar a afectar al hueso y convertirse en una patología grave, por lo que al menor indicio de padecerla, acude a tu clínica dental más cercana.

Las principales enfermedades dentales y sus tratamientos
Las principales enfermedades dentales y sus tratamientos

Periodontitis

Esta enfermedad bucal es padecida por casi un cuarto de la población española. La periodontitis  no tiene cura y su tratamiento es más complejo que el de la gingivitis. Es necesario realizar análisis y pruebas más profundas para descubrir a que nivel esta afectado el diente antes de poder realizar un tratamiento. Si el problema no se trata podría incluso perderse la pieza dental afectada por la periodontitis.

Halitosis

La halitosis, generalmente conocida como “mal aliento” es el conjunto de olores desagradables emitidos por la boca. Suele considerarse como un problema meramente social, pero esto es un craso error, puesto que la halitosis puede ser un síntoma de una enfermedad mucho más grave.

Existen dos tipos de halitosis: oral y extra oral. Comúnmente, el mal aliento tiene su origen en la misma boca. En estos casos, el olor desagradable suele ser ocasionado por una mala higiene bucal, el consumo de tabaco o algunas enfermedades periodontales como la gingivitis o la periodontitis.

La halitosis extra oral suele ser un síntoma de dolencias relacionadas con el sistema digestivo o enfermedades hepáticas o renales.

Bruxismo

Tipo de aparato para Bruxismo
Tipo de aparato para Bruxismo

El bruxismo es una enfermedad dental que consiste en apretar o rechinar inconscientemente y de forma violenta los dientes, normalmente ocurre mientras duermes o en momentos de mucho estrés, también puede ocurrir si tienes un empaste o corona nuevos más altos que el resto de tus dientes o tu mordida es anormal. Esta enfermedad dental desgasta la superficie dental provocando dolor de dientes, mandíbula, de cabeza, oídos y cuello.

Un protector bucal hecho a medida hecho por dentistas puede proteger tus dientes mientras duermes y corregir problemas en la mordida para evitar esta dolencia, que podría incluso amarillear tus dientes debido al desgaste.

MÁS INFO
¿PODEMOS AYUDARTE? PIDE CITA

    Clinica dental Martinez Bru
    Clínica Especialistas en sonrisas perfectas. Nuestro equipo de dentistas estará encantado de atenderte y ayudarte a tener una sonrisa radiante.
    Clínica Dra. Martinez Bru
    Avenida Alicante 101, bajo
    C.P. 03203 Elx, Alicante
    966 61 82 16
    info@clinicamartinezbru.es
    Lunes, Martes y Jueves:
    De 10:00 a 20:00
    Miércoles y Viernes:
    De 10:00 a 18:00
    © 2023 Clínica Dental Martinez Bru. Todos los derechos reservados.
    bubblecross